Loading...

Noticias

Economía Bajo Crecimiento

Las cifras más recientes muestran una clara y marcada desaceleración económica en el año que acaba de pasar. Como lo reseña el DANE en sus boletines trimestrales la economía colombiana apenas pudo crecer un 3% entre enero y septiembre de 2015, cifra muy inferior al 4.9% observado en el mismo período del 2014, lo que hace pensar en que el crecimiento del producto para todo el año estará gravitando alrededor del 3%.

Tal y como ha ocurrido en los últimos tres años, la expansión de la economía colombiana fue liderada por el crecimiento de los sectores de la construcción (4.6%), comercio (4.6%) y sector financiero (4.1%), que mostraron buenos resultados, aunque en todo caso inferiores a los observados en años anteriores. Los peores resultados se reflejaron en el crecimiento de sectores como industria (0%), minas y canteras (1.2%) y transporte (1.7%). Sin embargo, es importante tener en cuenta que la industria comienza a recuperarse luego de presentar continuamente resultados negativos desde hace varios años, gracias a la entrada en funcionamiento de Reficar, lo que se verá reflejado en el comportamiento del sector en el consolidado del año.

En el caso de la inflación calculada por el DANE, los resultados fueron bastante flojos, toda vez que el consolidado de 2015 arrojó un incremento del 6.77%, más del doble del 3.0% identificado como el objetivo medio para el año pasado. Prácticamente todos los rubros analizados por el DANE en el cálculo de la inflación presentaron crecimientos por encima de la meta establecida, sólo el rubro de vestuario estuvo acorde con el 3% fijado como meta. Dentro de las causas de este desbordamiento de la inflación se encuentran principalmente la fuerte sequía que sufre actualmente el país lo que ha incrementado el precio de los alimentos, así como la depreciación del peso colombiano con respecto al dólar, que ha encarecido de manera relevante las importaciones. Desgraciadamente, el Banco de la Re-pública actuó de manera débil y tardía ante el repunte de la inflación, incrementando de manera importante las tasas de interés sólo después de las elecciones regionales realizadas el 25 de octubre, cuando era poco lo que podía hacerse para frenar un poco la depreciación de la moneda y la inflación.

Durante 2015 el dólar estadounidense continuó apreciándose con respecto al peso colombiano, finalizando el año con un precio de $3.149/dólar, lo que implicó una depreciación del peso colombiano del 31% durante todo el año, como consecuencia de los bajos precios del petróleo que redujeron la cantidad de dólares que ingresaron al país por concepto de exportaciones, y de las fuertes salidas de capital experimentadas a lo largo del año, fruto de la fuerte expectativa que existe en relación con las subidas en los tipos de interés que planea llevar a cabo la Reserva Federal en Estados Unidos.

¿QUÉ OCURRIÓ?

El bajo crecimiento de la economía colombiana durante 2015, cercano al 3% tuvo como aspectos relevantes, tres ítems:

En primer lugar, el aceptable crecimiento del sector de la construcción, que mantuvo un ritmo de expansión del 4.6%, que aunque muy inferior al 13.7% registrado en el mismo período del año anterior, fue el más elevado de toda la economía. Un aspecto a tener en cuenta está relacionado con la estructura de crecimiento del sector, que estuvo sustentado principalmente en el mayor desarrollo de obras de ingeniería civil, que se expandieron a una tasa del 7.8%, mientras que el subsector de las edificaciones mantuvo un crecimiento del 0.6%, muy inferior a las tasas registradas en los últimos cinco años.

En segundo lugar, el crecimiento del 4.6% que experimentó el comercio, impulsado principalmente por el buen comportamiento de los restaurantes y hoteles, así como por el continuo impulso que registra la reparación y venta de bienes de consumo durables.

Por último, factores como los bajos precios del petróleo que redujeron los ingresos del gobierno nacional y afectaron las finanzas públicas, la fuerte devaluación del peso colombiano que redujo la compra de bienes importados y contribuyó al incremento de la inflación y la deuda externa, así como el elevado déficit fiscal que mantiene el gobierno colombiano, afectaron de manera negativa el desempeño de la economía.

¿QUÉ ESPERAR?

Las expectativas más optimistas de crecimiento de la economía colombiana para este año la sitúan con una expansión cercana al 3%, como consecuencia de varios factores, entre ellos la entrada en funcionamiento de la refinería de Cartagena (Reficar), el despegue de la industria fruto de una mayor depreciación del peso colombiano respecto al dólar, al euro y la libra esterlina y los nuevos subsidios a la tasa de interés para quienes deseen comprar vivienda nueva, así como el impulso que trae la economía colombiana desde 2015 que aunque no es tan fuerte como en años anteriores, es importante y ayudará a que este año la economía vaya mejor de lo que lo hará en la mayoría de países de América Latina.

Fuente: LaLonja.com